¿Escapadas a 30 min de Barcelona? ¡Sí!

La capital catalana cuenta con una gran variedad de lugares con encanto e historia. Desde los pueblos de pescadores con la esencia del mediterráneo hasta los picos más empinados de los Pirineos. No tendrás ni que reservar una habitación de hotel, ¡tan sólo necesitarás media hora, alquilar un Drivy y muchas ganas de conocer lugares nuevos! ¿Nos vamos?

Sitges es vida

Sitges es un lugar donde la tradición y las costumbres modernas se juntan para crear un ambiente único. Es uno de los pueblos más famosos de la Costa Daurada por su ambiente y sus fiestas, tanto el colectivo LGBT como casi todos los barceloneses acuden al menos una vez al año. Además, cuenta con la mejor playa urbana de toda Europa: la playa de Sant Sebastià. Puedes sentarte en una de las terrazas frente a la playa y relajarte con un delicioso cóctel. ¡Cuando lo pruebes seguro que no querrás volver a la ciudad!

 

Les casetes del Garraf

Estas casitas eran antiguamente cabañas de madera que los pescadores utilizaban para guardar sus utensilios y, que en los años veinte, fueron habilitadas por algunos urbanitas con el fin de pasar las vacaciones en este enclave resguardado por los acantilados del Garraf, otro atractivo del paisaje de la zona. Con el paso del tiempo han llegado a convertirse en escenarios cinematográficos. Estas casitas de diferentes colores mediterráneos a pie de playa dan ese toque especial a esta localidad que año tras año recibe miles de visitas.

 

Montserrat

¿Quién no ha oído hablar del famoso monasterio enclavado en este macizo rocoso, la montaña más importante de Cataluña? Y no solo para los creyentes, ya que Montserrat es mucho más que un monasterio donde está “La Moreneta”. Es también una montaña de formas geológicas imposibles y admirables, es la posibilidad de hacer rutas de senderismo muy interesantes, de subirse a una cremallera, a dos funiculares o a un telecabina, o de visitar un museo con una colección de pinturas impresionantes.

 

Alella y su vino

Alella es una de las tierras del vino más cercanas a Barcelona y de las más famosas por la calidad de sus productos. Visitar este pueblo situado en la costa del Maresme significa degustar la mejor gastronomía en todos los sentidos. Si quieres conocer más a fondo el proceso de la producción del vino no te puedes perder las Bodegas Marfil y al Celler Alta Alella, dos rincones que cuentan con el reconocimiento de Denominación de Origen en sus vinos.

Colonia Güell

En la localidad de Santa Coloma de Cervelló se encuentra el conjunto modernista de la Colonia Güell. Pasear entre las tranquilas calles de la Colonia Güell significa hacer un viaje en el tiempo a través de una cápsula, volver a finales del siglo XIX y principios del XX para disfrutar de un patrimonio único: casas de trabajadores, viviendas modernistas (de moda en la época), locales sociales, restaurantes, el típico mercado semanal con productos de la zona y la joya arquitectónica de la Cripta Gaudí declarada Patrimonio de la Humanidad.

 

Sin duda alguna, son muchos los lugares que deberías colocar en tu lista de “sitios que ver un día de estos” y estos solo son algunos de ellos, esos que definitivamente debes conocer.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *