5 razones para viajar en coche esta Semana Santa

Los días de Semana Santa se acercan, y hay dos tipos de personas: los que ya hace tiempo que se montaron el plan y lo tienen todo listo, y los que aún dudan, miran y comparan opciones y precios.

Cada año la opción de viajar en coche sigue siendo la mayoritaria y la preferida por los españoles, tanto para los que se organizan con previsión, como para los que lo dejan todo a última hora. ¿La razón? ¡No hay una sola! Y en concreto hay 5 que son las principales. ¡Vamos allá con el ranking!

1. Puedes llegar a lugares únicos y el camino tiene igual o más protagonismo que el destino

Playas escondidas, puertos de montaña, lugares y pueblos recónditos, paisajes de altura… es imposible llegar a lugares así en avión, autobús o tren. ¡La mejor opción es ir en un Drivy!

Además, la clave ya no es sólo llegar al destino, sino disfrutar por el camino. El viaje y las horas compartidas en coche crean los verdaderos recuerdos, ¿no crees? Y si contamos con el típico amigo #postureo que todos tenemos, le podemos dar el título de fotógrafo personal y pararnos en medio de la carretera para inmortalizar momentos que podrían suceder perfectamente en la ruta 66. ¡Acción!

 

2. La libertad absoluta

Puedes cambiar el rumbo cuando quieras. ¿Llegas a un sitio costero y está lleno de turistas con gorra y crema en mano? Conduce un poco más, seguro que encuentras tranquilidad.

Ya no hay estrés, ya no hay prisas: no tienes que estar una hora antes en el aeropuerto para embarcar. Tardones: ¡estáis de suerte!

Y otro punto muy importante: ya puedes olvidarte de hacer un croquis con la ropa en maletas diminutas o contar los líquidos de 100ml en 100ml. ¡Pon a prueba el maletero!

 

3. Es la opción más económica ¡sobretodo para los que aún no saben qué hacer!

Cuando los precios empiezan a estar por las nubes, el coche sigue siendo la solución más barata para escaparnos. Y si además dividimos los costes entre todos, lo que ahorramos podemos invertirlo en otras experiencias, como por ejemplo ir a buenos restaurantes.

Además, el coche puede ser nuestro comedor, cama y balcón si queremos que el viaje nos salga por nada. La libertad de hacer picnics o echar alguna que otra cabezadita por el camino, ¡no tiene precio!  Por no hablar de los atardeceres más espectaculares que nos esperan. Y si, totalmente gratis. Y el momento: ¡impagable!

 

4. Sé quién realmente eres

No nos damos cuenta, pero el coche nos permite ser quien realmente somos. Entrar en un coche solos, con amigos o familia, es como llegar a casa después de trabajar, sacarnos los zapatos y tumbarnos en el sofá: nos permite ser nosotros.
El coche son 4 paredes que permiten tener conversaciones profundas, contar historias únicas, y reírnos a carcajadas. Es un lugar totalmente privado, y aunque compartamos carretera con más vehículos, nadie sabe lo que se cuece dentro de cada uno.
Y cuando nos dejamos llevar, abrimos nuestro lado más artista. Cantamos como si no hubiera un mañana, con la música alta (¡como debe ser escuchada!) y nos creamos nuestras propias playlists dignas de ser las de cualquier DJ. Ladies and gentlemen: ¡Welcome to the show!

 

 

5. Si llegaste tarde para ser hippie, ¡ahora puedes serlo!

Quizás no lo viviste pero sientes cierta envidia al ver fotos de cómo vivían los hippies: siempre “on the road”. En la carretera y sin planes, felicidad y buen rollo. ¡Haz lo mismo! Quizás no dispongas de toda la vida, pero con 5 días de furgo, carretera y manta tendrás suficiente. ¡Coge a tus amigos por banda y escápate del ritmo de la ciudad!

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *